Intercambios

prostitución muñecas rotas

Exiquisitos y bellos cadáveres

se descuelgan de las manos.

Anuncian celebraciones,

inminentes desgracias,

se sacuden el polvo

y pasan del otro lado.

 

Bien pudiéramos intercambiarlos,

prestarnos las defunciones

como niñas en día de Reyes Magos.

¿Cuándo la muerte ha valido algo?

 

Propongo un gran trueque de decesos,

de inminentes olvidos,

de alegrías usadas,

de bailes desgastados,

de orgasmos celebrados,

de tibios abrazos.

 

Compartamos los finales,

hagamos de ellos

un nuevo comienzo

y así concluir que

todo/nunca/nada

empieza ni se acaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s