La iglesia

2-san-esteban-del-valle-iglesia-desde-esquiladores-2

Respiro hondo

miro hacia delante,

agarro con fuerza el impulso

de darme la vuelta.

A la iglesia subo,

voy a darle vueltas.

 

Dada la primera,

vamos a por otra.

Rechinar de goznes,

sombras en la piedra.

Una voz susurra:

lo único seguro,

es que nada es cierto.

 

Llego a la tercera,

calmada y serena.

Sin ver dónde piso,

sin saber qué aguarda.

Y no estar segura

ya no me da susto.

 

Cielo de tormenta

que el viento se lleva.

Desde las ventanas

que dan a la iglesia

vieron a una joven

que daba tres vueltas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s