Tras la estela de Ripley

20Multiverse

En este mismo instante se suceden simultáneamente todos los posibles desenlaces de mi vida: una Belén sin escamas tiende las bragas; prisión sin fianza en régimen FIES; desnuda en todas las camas de todas las casas enredada con todos los cuerpos posibles.

Esperaba cambiar el mundo con las palabras, tentativa de plegaria que me sacase de casa, que pudiese darme lo que yo no me daba: Belén comiendo ensalada en una casa blanca; Belén sobre una alfombra calentando latas. Eléctrica realidad. ¿Estática? ¿Dinámica? ¿A quién escribo? A una futura yo alternativa, a la posibilidad más plausible. Escribir como amenaza, sentencia, puerta trasera y huida. De motel en motel de carretera me mando falsas postales de viajes que no realicé: “Acuérdate de recordar esto. Mojave.” “Anochecer en Dublín. Puntos y a parte.” “No beber agua en Beirut, no morir en Beirut, no doler si no es del todo imprescindible.”

Un acontecimiento que provoca reacciones en cadena pero, ¿en cuál de los mundos? ¿Si se modifica en uno cambia en todos? ¿Cuántas posibilidades hay, entonces? ¿Infinitas? Y a mí, que estoy atrapada y constreñida por las leyes físicas, se me antoja una cifra insoportablemente ridícula.

¿Querrá esto decir que hay un número infinito de Belenes frustradas ante la imposibilidad de trascender los límites de sus planos? Infinitas sensaciones de ahogo y vacío. ¿En alguno de los multiversos Cooper será delgado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s