Jódete y piensa

epejo_4291_635x ¿Será realmente posible como opresora despojarse de los privilegios y compartir, convivir, intimar, comprender con las personas oprimidas? ¿Hay un lugar de encuentro? ¿Existe ese diálogo, ese acercamiento? ¿Cuántas generaciones radicalmente nuevas y distintas harían falta? ¿Cuál es el límite entre la verdad sin tapujos y la ofensa? Siempre presente el “tú no lo entiendes, tú no lo sientes, tú formas parte”. Y ¿cómo eludir la irrefutabilidad de ese argumento? Mundos completamente opuestos, lenguajes distintos, ojos que no ven ni interpretan las mismas realidades; jerarquías, roles.

¿Es posible, es posible encontrarnos en algún punto de ese fango? Pero lo que a mí me parece más importante, ¿es realmente necesario? ¿O es sólo mi ego queriendo redimirse y qe le liberen de la culpa? ¿O es mi aprendida e impuesta necesidad de encajar, de sobrevivir? Como opresora no tengo las respuestas, como oprimida tampoco tengo las respuestas. Como opresora a penas comencé a trabajarme y ya quiero formar parte. Como oprimida ninguna gana de acercarme y sí de apropiarme de lo mío aunque cueste sangre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s