Duelos y vaqueros

10868154_783955775019517_3547127173312887069_n

La casa estaba hecha de yagas,
de epitelio, de cartílago.
La casa era un vertedero.
El agujero donde se colaban los traviesos,
donde follábamos sin vernos.

Dos más dos
dos más dos no resultaba,
la suma de los catetos,
el arcabuz
el vaquero.
Dos más dos era menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s