Camaradas

image

Las cosas no salen jamás como pensaste. Salen, hacen lo que quieren a su propio modo y te llevan a empujoncitos con ellas. Una huelga en Francia es probable que haga que hoy duerma en Moscú. “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. No me preocupa mientras me den algo de comer.

Aeroflot no defrauda, es tal y como tiene que ser: “Beer? No hay beer.” No intentan disimular en ningún momento que les parecemos pesadxs y molestxs, eso sí, cuando les transmito mi preocupación por perder el vuelo a Bangkok la respuesta es tan contundente como reconfortante: “Aeroflot take care of you”. Y yo, si la madre patria rusa se ocupa de mí, me quedo mucho más tranquila.

image

Finalmente se hicieron cargo de mí y nos llevan a un hotel cerca del aeropuerto, no hay vuelo hasta mañana por la tarde. Intento salir a dar una vuelta pero estamos retenidxs en la primera planta y no nos dejan ni bajar a la recepción: “No, no, ,no. No visa”.
Una chica nos trae las distintas comidas mientras un paisano tovarich está de guardia en una mesa que han puesto. Imposible escaquearse. A las cinco de la tarde viene un autobús a recogernos para llevarnos al aeropuerto que está, literalmente, a 200 metros. De hecho veo a la gente desde mi ventana entrar con sus maletas.

Definitivamente tengo que venir alguna vez a Moscú con mi visadito y mis papeles, el soviet me ha conquistado. Mientras, veo canales rusos por si algo se me pega. Da svidan’ya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s