El día que yo quiero

images.duckduckgo.com

Sube el pecho
baja el pecho.
Después ya no,
después estás a solas.
Entonces todo se para
y agarras fuerte las sábanas
porque el abismo que se abre
parece de una profundidad infinita.

Sube el pecho
baja el pecho.
Las personas que bien amas,
sólo queda eso,
las personas que bien te aman,
las que no dudan en recogerte los restos.

La muerte nos hace ligeras,
nos dice que lo que te quede en las manos después del naufragio será lo que realmente valga la pena. Y ya vieron que son tan poquitas cosas.
La muerte me dice que sea valiente,
que estoy/estamos solas
y que voy a ganarle la batalla a esa certeza
y saber que fue bueno pasar por ello.

Respiro hoy pensando que es un bendito privilegio.
Respiro hoy con cien mil nudos en el pecho,
pero respiro
hoy todavía respiro
aún puedo hacer de este día el día que yo quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s