Asco

26g

Las noticias llegan, al final siempre llegan y aunque te cortan la respiración (dos, tres, cuatro, cinco segundos) después inhalas y entran con fuerza revolviéndote las entrañas, provocándote arcadas.

No hay sábana de la que no se termine tirando y deje al descubierto la verdad más afilada, tan repulsiva como cierta, esa que te empala el alma, te arranca por la boca el corazón y, tras dos o tres mordiscos, lo deja tirado en algún absurdo carril bici como un pez tratando de regresar al agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s