Vacaciones

Sucede algo en el cuerpo cuando cojo la salida 123 de la carretera de Extremadura, toma el control y bombea espesura al cerebro lo que, extrañamente, genera una claridad única. Bajas la ventanilla (total, no te funciona el aire) y huele, vaya que si huele. Algo sucede en mi cuerpo cuando estoy cerca de Cooper, cuando nos deslizamos a través de los días con la suavidad que a nosotrxs nos gusta. Clic, clic, clic. Engrasando.

Sentarse a última hora en el escaloncito de la puerta y que él salga a merodear. Escuchar a la muchachada haciendo trastadas y que no te perturbe ni un poco su alboroto. Bañarte en la Piscina de las Maravillas aka Buenadicha, mirar a tu oso cuando bajas la cuesta. Yo no sé qué es pero mi cuerpo sí lo sabe, sabe que esto le viene bien, sabe que aquí es un poco más libre, más sabio, más fuerte, más dulce, más gordo, más sano. Sabe que yo le sigo sin rechistar, aquí no hay razones ni bucles ni patrones. Vale, exagero, sí los hay, pero qué fácil resulta pasar de ellos, qué fácil resulta ser yo misma y cargarme de fuerza y energía.

Llueve, tormentas preciosas de verano, truenos y relámpagos que me alegran. Estrellas, tantas y tantas estrellas. Dos tardes seguidas el graznido de una rapaz sobre mi cabeza, la sigo un rato haciendo sus mismos círculos. Enterarme de que las casas bonitas son antiguas colmenas, ¡colmenas! Qué maravilla.

Hablar con la gente, escuchar lo que dicen. Estar con mi madre, regar el césped con ella, aprender de las muchísimas cosas que sabe de estas tierras. Captar las ganas y la pasión que le pone a este nuevo “curro” que tiene, sentirme muy muy orgullosa de ella.

Añorar algún rato, echar un poco de menos, alguna lágrima y un ratito de tristeza, qué vamos a hacer, tiene que haber de todo. Toparme con un libro y darme ese capricho. Tener cada día más claro quién soy y qué quiero, aunque me genere contradicción y duda pero, carajo, si es que es lo que quiero.

Ideas, unas cuantas ideas que de momento me guardo en secreto hasta saber si podrían llegar a buen puerto. Y una meta/objetivo/fantasía que es que no puedo acallar porque lo grita como si le fuera la vida mi cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s