Días de calle

A finales del año 2009 comencé a trabajar con personas sin hogar, situación de calle, indigentes… Cómo nos cuesta decir sin herir, quitarnos el pudor de las intenciones. Sólo son palabras que nos vienen bien a quienes no pasamos la primavera al raso, esas personas quizá se las reapropien algún día y nos las lancen a la cara.

Desde ese diciembre de 2009 hasta abril de 2011 trabajé en distintos recursos y centros, de esas vivencias y convivencias salieron algunos textos. En su mayor parte sirven como recuerdo, anclarme a sus historias para  sentir que aún pertenezco. Cualquier vida tendría que tener su propia valía y reconocimiento, ¿quién decide qué méritos son los buenos? Lo cierto es que algunas de las personas que murieron ya no serán recordadas, su hazaña fue respirar, aguantar un día más, pasar el siguiente invierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s